Edición #55 | 09/03/18

El éxito de la transformación digital no se trata solo de tecnología: la estrategia es el impulsor clave. Es improbable que las empresas que evitan asumir el riesgos de cambiar su estrategia prosperen y pierdan sus mejores talentos.

Hay dos tipos de empresas en vías de digitalización. Las empresas en proceso de maduración que hoy se centran en la integración de tecnologías digitales, tales como redes sociales, dispositivos móviles, análisis y cloud computing. Por el otro lado están las empresas que todavía están debatiendo si debería o no tener un sitio web con un carro de compra o si atender a sus clientes por redes sociales o no.

Las empresas maduras entendieron que la capacidad de reimaginar digitalmente su negocio está determinada en gran parte por una clara estrategia “digital-first” respaldada por líderes que fomentan una cultura capaz de cambiar, reinventar sus negocios para el nuevo paradigma y norma cultural en la que vivimos.

Las organizaciones menos maduras digitalmente tienden a centrarse en las tecnologías individuales y tienen estrategias que son decididamente operativas en su enfoque. Las estrategias digitales en las empresas maduras se desarrollan con el objetivo de transformar el negocio.

La capacidad de conceptualizar cómo las tecnologías digitales pueden afectar el negocio es una habilidad que falta en muchas empresas en las primeras etapas de madurez digital.

Son pocos los ejemplos claros y palpables de lo que las empresas “tradicionales” logran hacer en términos de una real transformación digital. El trabajo requiere tiempo, inversión y un cambio cultura que no se logra de la noche a la mañana. Distinta es la vida de la empresas que “nativas digitales”.

Podríamos compararlo con la curva de adopción de tecnología por parte de las personas, los Early Majority vs el Late Majority. Donde (en general pero no siempre) hay un grupo “más joven” de personas que aceptan, usan y se adaptan a nuevas herramientas que facilitan la comunicación o la refrescan la forma de hacer las cosas habituales, contra quienes son más adversos al cambio y se ven obligados a adoptar el comportamiento del Early Majority o volverse obsoletos.

En cambio las empresas nativas del mundo digital, han creado organizaciones de trabajo que tienen como cultura la búsqueda de la innovación.

Es por esto que Google y Facebook fueron capaces de destronar a los incumbentes y monolitos de la industria de los medios y prensa. Amazon sigue dando golpes a WalmartUn juez en EEUU declaró que las Criptomonedas son un CommodityNetflix vale más que GE o Ford, y se está acercando a Disney.

Airbnb contrato al Vicepresidente de Amazon Prime para liderar el desarrollo de Airbnb Plus, un nuevo servicio orientado a arriendos de alta gama a.k.a hoteles… y Visa junto con BBVA (y otros) invirtieron más de $70 millones de dólares en solarisBank quienes ofrecen un servicio de Banking-as-a-Platform.

Si algo está claro, es que para las empresas digital-first, sus estrategias se enfocan en revolucionar. Es cosa de ver la capitalización de mercado de Netflix en comparación con otras empresas.

Francisco A. Kemeny

Francisco A. Kemeny

Francisco Kemeny, licenciado en diseño gráfico y multimedia, especializado en e-Business y Marketing de la Universidad UNIACC, Santiago de Chile. Estudió diseño de juegos en el Instituto de Arte de Phoenix y Ciencias de la Computación en FIU, Miami. He desarrollado estrategias digitales para diferentes agencias, clientes, marcas y negocios. Mi trabajo se basa en el estudio en profundidad del comportamiento de los usuarios en los medios digitales y en Internet.

Leave a Reply